Подписаться на RSS
Jardín Artístico Nacional Huerto del Cura Elche Июн 09

Del huerto del Cura se tienen las primeras noticias en 1846 por una venta del mismo. En esas fechas era arrendatario del huerto Andrés Castaño, que años después compró la parcela y vivió allí con su familia hasta su muerte. El nombre del «Cura» le viene por José, uno de los hijos de Andrés, que se ordenó sacerdote y llegó a ser propietario de la finca, que pasó a conocerse como «huerto del capellán Castaño» simplificándose con el tiempo a la denominación actual de huerto del Cura.

José Castaño fue vicario de la iglesia del Salvador, capellán de la cárcel y del convento de clarisas. Su modesta dedicación al huerto le llevó a renunciar a otros cargos de mayor reconocimiento. Construyó una capilla en el mismo huerto donde oficiaba misas a diario. Fue él quien inició la costumbre de bautizar las palmeras con el nombre de visitantes ilustres a su casa, e inició los cuidados de la palmera imperial, actualmente un gran ejemplar, que en ese tiempo era conocido como el Candelabro.

La conservación del huerto se debe igualmente a la dedicación de sus futuros propietarios. Juan Orts Miralles fue un próspero industrial propietario de una fábrica de alpargatas y amigo personal de José Castaño. A su muerte, el huerto salió a pública subasta y fue adquirido por el empresario. El primogénito de sus hijos Juan Orts Román, con una amplia formación humanística y un gran interés y conocimiento sobre la historia de Elche, fue quien transformó el huerto convirtiéndolo en un jardín de recreo. Es su mérito el haber dado a conocer mundialmente el huerto e indirectamente el palmeral y la propia ciudad de Elche. Su tumba se encuentra en una capilla en el propio lugar.

La casa era originalmente como la de cualquier otro hortelano, un porche cubierto de palmas sustentado por troncos de palmera a modo de columnas. Los propietarios sucesivos han ido ampliándola y adosando nuevas construcciones, siendo finalmente un conjunto de vivienda, capilla y casa-estudio. En este último lugar hay una biblioteca y diversos objetos ilustrativos sobre el pasado histórico de Elche y la comunidad valenciana.

En 1894 el huerto recibió la vista de la emperatriz Elisabeth de Austria, conocida como Sissí. El entonces capellán quiso dejar recuerdo de la imperial visita con el encargo de un busto que hoy en día permanece en el jardín y el bautismo de una palmera, que desde entonces se conoce como imperial. Ésta tiene mas de 165 años, lo que la convierte en un ejemplar maduro aunque no anciano, ya que las palmeras viven más de 200 años. Su forma es muy característica, con siete hijuelos que con el tiempo han engrosado hasta ser verdaderas palmeras que se nutren de la palmera central. Su peso es de más de 8 toneladas y tiene 17 metros de altura.

La dedicación de una palmera a un personaje destacado tiene un ceremonial a pie de la palmera, en el que se enumeran las razones que hacen a la persona valedora de este hecho, luego se baña el tronco con vino que abraza el homenajeado y que recibirá los frutos de la palmera hasta su muerte.



Комментировать