Подписаться на RSS
Basílica de Santa María Elche Июн 05

La importancia de la arciprestal basílica menor de Santa María radica en su arquitectura, por ser el principal templo de la ciudad y por acoger la representación del Misteri d´Elx. Los planos se hicieron con la intención de albergar esta fastuosa representación que se viene celebrando ininterrumpidamente desde la Edad Media y a la que nos referiremos más adelante.

Originalmente fue la mezquita mayor de la Medina árabe fortificada, y tras la reconquista fue consagrada bajo la advocación de Santa María. Este primer templo fue demolido y vuelto a construir a principios del siglo XIV, pero hacia el año 1492 quedó destruido y se levantó una nueva iglesia que cumplió su función hasta que en 1672, en palabra del Cabildo: «las abundantes aguas caídas provocaron el derrumbe de las bóvedas».

Para costear una nueva construcción se establecieron impuestos, se arrendaron tiendas, se estancó el tabaco y el propio pueblo hizo aportaciones que permitieron que tan sólo un año después del infortunio se pusiera la primera piedra. Las obras fueron dirigidas por Francisco Verde, que fijó su residencia en la villa y gozó de privilegios especiales.

Una vez se completó el tramo que va de la entrada principal al crucero, se retornó el sagrario y la imagen de la Asunción que habían permanecido todo este tiempo en la ermita de San Sebastián. Las obras arquitectónicas no se completaron hasta 1727, año en el que se puso la aguja sobre la cúpula de azulejo de media naranja. Quedaba aún decorar los muros y capillas; un trabajo en el que han participado artistas y artesanos locales y foráneos hasta su consagración en 1784.

En su exterior destaca la solidez de su fábrica, de planta cuadrangular y su iriscente cúpula azul. La portada más destacada es la oriental y es considerada una de las joyas del barroco valenciano. Fue realizada en 1682 por el escultor Nicolás de Bussi, que recurrió a uno de los momentos de mayor vistosidad del Misteri, la Asunción de la Virgen.

Destaca también la torre del campanario, de porte macizo y tres alturas. Cuatro ventanas dejan ver sus cuatro campanas bautizadas con los nombres de Ave María, Dijuny, Bárbara y María de la Asunción. Hasta 1792 coronaba la torre un gigante de madera conocido como Giraldo que portaba una gran cruz de hierro. La imprudencia del campanero que hizo fuego para calentarse una fría noche de Navidad, destruyó la colosal efigie. 166 peldaños conducen a un lugar desde donde se obtiene una de las mejores vistas de la ciudad de Elche y sus alrededores. Desde lo alto de esta torre se dispara la gran palmera de la Virgen, que es el broche del fabuloso espectáculo pirotécnico de la Nit de l`Albà, dentro de la festividad que celebra la Asunción de la Virgen cada 13 de agosto. Esta fiesta se remonta al siglo XVII y goza de una amplia participación popular. Amigos y familiares se reúnen en las terrazas, comen sandía y pasadas las 11 de la noche comienzan las luces, estruendos y pitidos que se detienen súbitamente para dejar paso a la oscuridad y el silencio, comenzando entonces el canto del Misteri, Gloria Patri et Filio y el popular «Aromas ilicitanos».

Dos grupos escultóricos a ambos lados de la basílica representan a la Virgen María con María Salomé y María Jacobé y al grupo del Ternari, es decir, de los tres apóstoles que acuden al llamamiento de la Virgen.

Ubicado junto a la Capilla de la Comunión se encuentra el Museo de la Virgen, donde se narra, a través de piezas escultóricas, pictóricas, de orfebrería y de una rica colección de textiles, la historia de la imagen de la patrona de la ciudad.

Frente a la basílica se encuentra la torre de la Calahorra, que fue la principal defensa de la muralla medieval. Protegía la perdida puerta de la Lucentina en el camino hacia Alicante. Data de finales del siglo XII y XIII, y en su fábrica actual se aprecian las numerosas alteraciones que ha sufrido en el tiempo, como las almenas y ventanas de estilo neomudéjar, del siglo XIX. Actualmente tiene 15 metros de altura pero llegó a tener más de 25. El terremoto de 1829, que afectó a numerosas construcciones ilicitanas, provocó daños en la torre y fueron derribados los dos cuerpos superiores. En su interior se encuentran originales frescos de principios del siglo XX. La planta baja con inspiración egipcia, fue lugar de reunión de la logia masónica fundada en Elche en 1858. La Calahorra es de uso público y en ella se organizan numerosos actos culturales.

Junto a la torre está el almudín, construido en 1442, lugar donde se pesaba la harina y se guardaba el cereal.



Комментировать