Подписаться на RSS
Baños Árabes, Convento de la Merced Elche Июн 12

Los baños árabes, que datan de mediados del siglo XII, están situados bajo el convento de la Merced, y han permanecido ocultos durante años, al transformarse en un almacén del propio convento. Su restauración y apertura al público en 1998, ha permitido mostrar unos de los más valiosos testimonios de la arquitectura islámica de la comunidad valenciana. Su situación junto a la puerta Lucentina permitía a los viajeros procedentes de Alicante el asearse antes de adentrarse en la Medina y en la mezquita.

La purificación del cuerpo antes de la oración es un precepto de obligado cumplimiento del Corán. La herencia romana de las termas fue asimilada y adaptada a las costumbres derivadas de la religión islámica. Se dividía el espacio del hamman en una zona fría, otra tibia y otra caliente. Otros elementos habituales eran las mastabas, unos polletes con colchonetas donde reposar o recibir masajes.

Hombres y mujeres acudían en diferentes momentos a los baños, siendo una verdadera fiesta social donde se producían charlas, intrigas o se cerraban acuerdos. El baño igualaba a pobres y ricos, que compartían espacio y conversación durante el tiempo que duraba el ceremonial de purificación y relajación.

Desde el punto de vista arquitectónico la construcción tuvo una cierta complejidad. Debía existir un suministro de agua que era calentada, se aprovechaban sus vapores y se reconducía al final de su recorrido a los conductos de la ciudad. En los baños de Elche se conserva además el hipocausto, que es una zona hueca bajo el suelo, y que dejaba salir el calor procedente del horno.

En el siglo XIII se levantó sobre los baños la iglesia del convento de Santa Lucía de Nuestra Señora de la Merced, en el que residieron desde el año 1853 al 2007 las monjas clarisas, que tuvieron que abandonar el convento de la Encarnación dado su estado ruinoso. Diferentes estilos son visibles en el exterior: una zona del gótico tardío, una portada renacentista llamada de Santa Lucía y otra zona barroca destruida parcialmente en 1936 y reconstruida 4 años después. El propio acceso a los baños árabes tuvo que hacerse desde el exterior, abriendo un acceso desde el paseo Eres de Santa Lucía para no perturbar en ese tiempo la clausura de las monjas clarisas.



Комментировать